Al igual que en la física, en el mundo impositivo existen dos estilos de jurisdicciones: las que mediante seductoras políticas fiscales «atraen» a instalarse en sus territorios y las que, por el contrario, «repelen» tanto a sus propios residentes fiscales como a los potenciales.

VER NOTA COMPLETA

Leave a Reply